¡A desayunar!

¡A desayunar!

Mientras dormimos nos encontramos en un estado de relajación total, nuestra respiración se vuelve más lenta y profunda, nuestro corazón late pausadamente y la digestión se vuelve más lenta. Pero también mientras dormimos se mantienen activos muchos mecanismos de regeneración celular de todos nuestros órganos, tejidos y músculos. Todo este proceso se convierte en una carrera contra reloj ya que sólo tenemos entre 6 y 8 horas para lograrlo, pasadas estas horas nuestro cuerpo se queda sin combustible y la única fuente de energíaque le queda para seguir con estos procesos son sus propias reservas, primero las de los órganos y músculos y después las de la grasa.

Entonces parece contradictorio que pasamos 6 a 8 horas regenerando todas las células de nuestros músculospara que después las desgastemos de nuevo para obtener energía, es como si estuviéramos manejando con el freno puesto. Por eso lo que tenemos que hacer después de las horas que estuvimos dormidos es: ¡DESAYUNAR!

Como su nombre lo indica “des-ayuno” significa romper el ayuno. Pero hay muchas maneras de romperlo que no necesariamente son muy buenas, por ejemplo el típico desayuno de café y pan dulce. Se ha demostrado que  consumir un desayuno con una mayor proporción de proteínas que de carbohidratos activa más el metabolismo que uno rico en carbohidratos y carente de proteínas.

Como se dice popularmente: “Desayuna como rey, come como príncipe y cena como mendigo”. El desayuno debe ser la comida más importante del día y a muchos se les olvida esto, la noticia es qué lo único que logran con el mal hábito de no desayunar o desayunar mal es promover el aumento de peso ya que su cuerpo tiene que ingeniárselas para suministrarle energía, convirtiendo su metabolismo en una máquina almacenadora de energía en forma de grasa.

Si lo que quieres es fortalecer tu metabolismo, necesitas empezar el día con un desayuno rico en proteínas digno de rey, pero que las proteínas sean bajas en grasa, no es lo mismo unos huevos con chorizo que un omelet donde uses 2 claras y 1 yema de huevo con espinacas, jitomate y un poco de queso bajo en grasa como el panela. Los mejores carbohidratos para acompañar tus desayunos son las frutas frescas no procesadas ni en jugo y los cereales integrales como una o dos rebanadas de pan integral o tortilla de maíz en vez de un cuernito o un panqué.

Es necesario entender lo que le pasa a nuestro cuerpo para ayudarlo a que trabaje mejor, a que su metabolismo se mantenga activo sin necesidad de guardar grasa ni usar a los músculos como fuente de energía, es cuestión de ir creando hábitos cada vez más saludables, como el de desayunar y desayunar bien.

Soy Mariana Camarena

Nutrióloga

Me encuentras en:

Twitter como @NutricionActiva

Facebook.com/NutActiva

www.nutricionactiva.com.mx

Imagen tomada de: http://www.flickr.com/photos/framboise/4572337388/sizes/z/in/photostream/