Digerir y Eliminar

Cuando comemos es muy importante escoger lo que comemos y cómo lo comemos para poder digerirlo y eliminarlo. Estamos diseñados para extraer de los alimentos todo lo que nos nutre y para eliminar aquello que no nos aporta nada bueno. Al no digerir lo que comemos no estaremos nutriéndonos y al no eliminar lo que ya no nos nutre, estaremos envenenándonos. Ambas funciones tienen un objetivo y para ayudarlas a cumplirlo es necesario seguir y respetar ciertas reglas.

 

1) Come para vivir, no vivas para comer

 

Somos afortunados de vivir en un mundo donde existe una inmensa variedad de deliciosos y nutritivos alimentos y somos más afortunados de que aquello que nos nutre además nos deleite. El problema es cuando le otorgamos el don de la “gratificación” a la comida, a tal grado que empezamos a vivir para comer. Empezar a comer compulsivamente y por ansiedad es resultado de la falta de disciplina, es decir, que nuestra mente no está entrenada y cuando estamos aburridos sólo pensamos en comer. La solución es sencilla: disciplinarse. Cuando sientas ansiedad, pregúntate: ¿En realidad necesita mi cuerpo más comida en este momento o hay otra razón para desear comer?. Si la respuesta es ésto último, recurre a tu fuerza de voluntad y abstente, toma agua, hazte un té, salte a caminar un poco, al principio puede ser difícil pero bien dice el dicho: la práctica hace al maestro y con la práctica será cada vez más fácil distinguir cuando de verdad tengas hambre y cuando estés ansioso.

 

2) Come sólo cuando tengas hambre

 

No debemos olvidar que el estómago y otros órganos del sistema digestivo necesitan un descanso entre comidas. Hay personas que tienen una digestión más rápida que otras, por eso, independientemente de que sea la hora de la comida, no comas al menos que tengas hambre.Cuando no sentimos hambre el cuerpo puede estar tratando de enviarnos una señal. Tal vez por razones desconocidas lo que comimos anteriormente no lo digerimos adecuadamente. Lo ideal es que nuestro cuerpo nos vaya marcando los ritmos y que éstos cada vez se asemejen más a los ritmos marcados por nuestro reloj. Si no tenemos hambre debemos reflexionar sobre nosotros mismos, tal vez nuestra dieta necesite un cambio o tal vez necesitamos tomarnos las cosas con más calma y dejar de hacer las cosas de manera automática.

 

3) No comas antes de acostarte

 

Dormir es una actividad única que no debe competir con la digestión. El sueño es un periodo de curación y rejuvenecimiento para el cuerpo entero y durante este tiempo no se lleva a cabo una digestión adecuada. Cuando los alimentos pasan del estómago a los intestinos, éstos dependen del movimiento de nuestro cuerpo para ayudarlos a digerir mejor, por eso no moverse promueve el estreñimiento. Lo ideal es dejar pasar por lo menos 4 horas después de cenar para acostarnos y nunca irnos a la cama antes de dos horas después de cenar. Si tienes que cenar ya tarde come alimentos ligeros como verduras al vapor ya que se digieren rápido y en la mañana te sentirás ligero y fresco. Un buen tip es caminar un poco antes de irnos a la cama para evitar que el intestino se congestione.

 

4) Come sólo lo que puedas eliminar en un término de 24 hrs.
El colon no está adaptado para servir como almacén de desechos tóxicos. Desafortunadamente, cuando los residuos permanecen en nuestro cuerpo por más de 24 hrs éstos entran en putrefacción y las toxinas se reabsorben en el sistema. El hígado cuya función es eliminar las toxinas del torrente sanguíneo, se sobrecarga y el cuerpo se contamina y los síntomas pueden ser la inapetencia, la falta de brillo en los ojos y en la piel, lengua sarrosa y mal aliento, dolor de cabeza, irritabilidad y nerviosismo. El estreñimiento puede ser por exceso de comida o por comer muchos alimentos procesados, por la falta de ejercicio o por estrés. La causa más común es la baja ingesta de verduras y agua y el consumo excesivo de carne y otros productos animales como el queso ya que son alimentos que tardan más de 24 horas en ser eliminados, por eso lo ideal es disminuir su consumo y acompañarlos con una buena cantidad de verduras frescas.

 

¿Cómo saber si estás eliminando los residuos en 24 hrs?, prepara una comida con mucho betabel, anota la hora en la que la consumiste y espera. El betabel es una verdura que pinta las heces de rojo oscuro, así que cuando elimines los residuos seguro te darás cuenta.

 

5)Deja descansar tu sistema digestivo una vez por semana

 

Un día sin comer no sólo proporciona descanso a los órganos internos, ayuda a regular la digestión de los demás días. El día de descanso puede ser un ayuno total con agua o tomar alimentos ligeros como frutas y verduras. Si no puedes ayunar un día entero, lo mejor es omitir una comida, luego dos, hasta acostumbrarte a la sensación de no comer. El tema del ayuno da para un post entero que les prometo escribir en los próximos días.

 

 

Soy Mariana Camarena

Nutrióloga

www.nutricionactiva.com.mx

Tel. 5661-4591

 

Me encuentran en

Twitter: @NutricionActiva

Facebook/NutActiva

mariana@nutricionactiva.com.mx