AYUNO

Me imagino que muchos de ustedes, y me incluyo, les ha pasado que después de unos días de comer en exceso pasa por tu mente y por tu cuerpo el deseo de dejar de comer y te dices: “¡Mañana no como nada!”. El problema es que cuando nos llega el mañana y el hambre se presenta, ese deseo de NO COMER, se nos olvida por completo.

Ayunar significa mucho más que dejar de comer, esta práctica es una herramienta poderosa para curar y fortalecer el cuerpo, sin embargo un ayuno mal hecho puede poner en riesgo nuestra salud. Muy raras veces se recomienda ayunar sólo con agua, y cuando se recomienda ésto es máximo por un día. La mayoría de las veces lo mejor es llevar una monodieta de aquellos alimentos que tienen propiedades curativas que nuestro cuerpo necesita, ésto es lo más seguro y lo más efectivo.

Aunque cualquier momento es bueno para hacer un ayuno, el mejor momento es en Primavera ya que en este cambio de estación empieza a cambiar el clima de frío a templado y la naturaleza comienza a despertar. Así nuestro cuerpo también cambia y esta listo para limpiarse y fortalecer todo su sistema inmunológico. Las razones por las que ayunes pueden ser muchas, incluso para curar algún padecimiento en particular, por eso la supervisión del profesional de la salud es lo más importante.

Como en cualquier método curativo, es importante saber cómo usar adecuadamente el ayuno antes de empezarlo. No se debe hacer un ayuno nada más porque sí, pues el daño puede ser mayor que el beneficio. Si deseas ayunar debes prepararte y asegurarte de que sí puedes hacerlo. La preparación para un ayuno empieza con la modificación de la dieta, hay que eliminar todos los alimentos chatarra y comenzar a hacer comidas más ligeras compuestas principalmente por verduras y frutas, después hay que tratar de eliminar una comida, luego dos y finalmente ayunar todo un día. Si logras llevar una alimentación ligera y hacer un ayuno ocasional de un día, tal vez puedas intentar ayunar por 3 o más días, mi sugerencia es que siempre lo hagas bajo la supervisión de un profesional de la salud ya que los puntos clave para un ayuno saludable son:

Preparación + Moderación + Supervisión

La propiedad limpiadora del ayuno en nuestro cuerpo se extiende a la mente. La disciplina que requiere el ayuno pone en descubierto muchas emociones, por ejemplo, si una persona tiene la costumbre de comer para calmar apetitos emocionales, el ayuno puede poner al descubierto sus necesidades no satisfechas. Si esto sucede mi consejo es observar, así es, observar cada pensamiento negativo que llegue y saber que cada pensamiento negativo tiene su contraparte positiva, por eso la sola observación de un pensamiento negativo puede hacer que aparezca su parte positiva. Al sustituir un pensamiento negativo por uno positivo elevamos nuestra conciencia.

La manera en que rompemos el ayuno es muy importante ya que éste además de limpiar el cuerpo lo sensibiliza. Si hacemos un ayuno de verduras cocidas al vapor por 3 ó 5 días y luego lo rompemos con una pizza y un refresco, el cuerpo puede reaccionar de una forma no muy agradable porque ya perdió la costumbre de procesar alimentos pesados y estimulantes. Por eso se debe romper el ayuno lentamente, dependiendo el tipo de ayuno, podemos empezar por romperlo con agua de limón y miel o frutas y poco a poco integrar lácteos descremados, semillas, cereales integrales, etc.

Una vez limpio el cuerpo, si volvemos a comer alimentos chatarra hay que pagar por ello, el cuerpo que ahora está acostumbrado a usar combustible de mejor calidad, no tolerará los estimulantes y los alimentos chatarra que antes eran sus favoritos. Si quieres puedes volver a comerlos, pero prepárate para recibir una fuerte protesta de parte de tu cuerpo.

Les recomiendo el libro “Respira Vida” de Yogi Bhajan. Editorial Alamah.

Soy Mariana Camarena

Nutrióloga

Me encuentras en:

Twitter: @NutricionActiva

Facebook/NutActiva

mariana@nutricionactiva.com.mx

Imagen tomada de: http://www.flickr.com/photos/sheilalopez1/6637616709/in/photostream/