Jugo de mango, intentalo.

El mango destaca sobre todo por su elevada cantidad de agua y de glúcidos. Pero también por aportar en cada bocado minerales como el hierro, el calcio, el fósforo, el potasio y el sodio. Aunque parezca curioso, cuando no ha alcanzado la madurez el mango es rico en vitamina C, mientras que cuando ya está listo para consumir aporta vitamina A, de todas las frutas, esta es la que ofrece mayor cantidad de beta carotina. Por si fuera poco, aporta altas dosis de ácido fólico.

 

Gracias a todo ello, el mango es considerado un gran aliado para prevenir la aparición de algunas patologías relacionadas con la piel, la mucosa o la vista. Además, los expertos lo recomiendan para tratar anemias o afecciones en la sangre. Por otra parte, gracias a su bajo contenido en grasas y calorías, es un ingrediente básico endietas de adelgazamiento y las destinadas a controlar la hipertensión. Y aunque no es tan rico en fibra como otras frutas, sí que ayuda a regular en funcionamiento gastrointestinal.