La magia de los germinados.


Los brotes de granos ó semillas, mejor conocidos como germinados representan uno de los mejores alimentos que podamos consumir, ya que están llenos de nutrientes, enzimas y proteínas esenciales para nuestro cuerpo.

Toda semilla representa en sí el origen de la vida, y en el momento en que llevamos a la semilla al proceso de germinación, ésta se prepara para crecer, y durante ese proceso el grano o semilla multiplica su potencia nutricional, desarrollando procesos enzimáticos que la llenaran de nutrientes y energía. 

Los germinado son alimentos vivos, llenos de vitaminas, minerales y proteínas en la forma más pura, pues es vida en pleno crecimiento, lo que los hace un excelente alimento, además de que, gracias a las enzimas que poseen, son fáciles de digerir. 

Cuando germinamos un grano, sus nutrientes logran crecer a más de un 20%, suministrando también 8 aminoácidos esenciales. 

La gran mayoría de las proteínas de los brotes se encuentran predigeridas o descompuestas en sus aminoácidos, por lo que representan una excelente opción para consumir proteínas de fácil absorción por el cuerpo. 

En resumen, los germinados son un alimentos llenos de nutrientes, están cargados de enzimas? y las proteínas que poseen son de fácil absorción para el cuerpo, son alimentos estables, retienen sus valores nutritivos incluso estando deshidratados o refrigerados. 

Haciendo germinados

Ahora que ya sabes lo excelente que son los germinados para nuestra alimentación, no dejes de consumirlos, y por qué no, hacer tus propios germinados.

Les paso una receta para hacer germinados en casa de una manera muy fácil y rápida: 

 

  1. Compra una pedazo de tela de algodón o de manta de cielo, 
  2. Pon las semillas o brotes de tú elección a remojar durante toda la noche
  3. A la mañana siguiente, escurrir y enjuagar muy bien porque la semilla suelta una toxina para comenzar con su proceso de germinación
  4. Después coloca las semillas en la bolsa hecha con el pedazo de tela o manta de cielo, ya colocadas en la bolsa, remojarlas 2 veces al día, dejando que escurran, y colocándolas en un lugar con poca luz. Repite el mismo proceso durante los 3 días siguientes y al 4to día coloca en lugar más luminoso para acelerar el proceso de germinación. 

Entre el día 4 y 5 tendrás una bolsa llena de germinados .El tiempo que tardan las semillas en brotar puede variar según la temperatura y humedad.

Jessica Mendoza Trofóloga

Instagram JESSMS_TRF