Mi primera carrera embarazada

Cuando eres corredora y estás embarazada, siempre te haces la misma pregunta “¿podré seguir corriendo?” Y a eso le agregas, “¿podré participar en carreras?”. No soy médico ni especialista en esto, yo solo les voy a contar mi experiencia.

Este es mi segundo embarazo y ayer participé en el Split 6K de adidas en México. Yo descubrí que estaba embarazada justo en la Navidad pasada, digamos que fue mi mejor regalo después de que durante 2014 había perdido dos bebés durante las primeras semanas de gestación a causa del estrés laboral. Me tomé las cosas con calma, solo se lo comuniqué a mi esposo, me despedí del año con un trote lento en una carrera de 5K en el Parque Metropolitano de Guadalajara y después, dejé de correr por dos semanas. Empecé a hacer largas caminatas en mis vacaciones y cuando volví a México, fui con el doctor y vimos su corazón latir. El me pidió que llevara mi vida normal, que lo que viene bien se queda y que nada más evitara las carreras hasta que se cumplieran las 12 semanas de gestación (como medida precautoria del antecedente de las pérdidas) porque en mi primer embarazo no fue así.

Después de la 6a semana de gestación, trotaba máximo 3 km un par de días a la semana pero hice largas caminatas y también volví al gym a trabajar en la elíptica y las pesas (muy ligeras) para la parte superior del cuerpo durante una hora diaria y de 4- 5 veces por semana. Había días en que el sueño era tanto que ni siquiera me aparecía por ahí, tenía que dejar que mi cuerpo se adaptara. Me dediqué a meditar y a leer, a olvidarme del estrés, a escuchar música para bebés y a cambiar mis pensamientos negativos por positivos. Además, empecé a hidratarme mejor y a cuidar mucho más mi alimentación. Cuando tienes una vida dentro de ti te das cuenta que todo lo que hagas le afecta porque tú eres su ventana al mundo.

Pues bien, cumplí los 3 meses de gestación y empecé a correr de nuevo con el permiso de mi doctor. ¡Correr me enseñó a ser paciente! Hice cuentas y me alcanzaba perfecto para participar en los 6K del split de adidas. Entrené para esta carrera durante algunas semanas y empecé a hacer yoga prenatal porque cuando entras al segundo trimestre del embarazo, te sientes con mucha energía. Al final, el cuerpo tiene memoria y de inmediato agarra su ritmo.

La carrera fue muy especial. Me coloqué al final de la salida, esta vez quería tranquilidad y correr sola con mi #bbrunner. Hice un letrero que decía “Running for Two”, mi hija le dibujó corazones y me lo puse en mi espalda para que los corredores que me quisieran rebasar supieran la razón de mi lentitud. Me coloqué mis audífonos y arrancamos. Durante el camino #bbrunner y yo íbamos cantando y fue mi mejor momento para explicarle mi mundo de corredora. Nos encontramos a mi esposo e hija en km 3, ellos iban al pendiente de nosotros corriendo con carriola. Y yo que pensaba caminar en la última subida, ¡nunca paré! Llevaba la mejor compañía (solo mi bebé y yo) así que jamás apareció el cansancio. Terminamos felices, yo quería llorar de la emoción. Era un sueño y lo cumplí.

Me encantaría compartirles que corro embarazada porque llevo casi 23 años haciéndolo, porque tengo el permiso de mi doctor, porque siempre escucho mi cuerpo (aunque no esté embarazada) y sobre todo, porque correr lo llevo en la sangre y es mi momento para conectar con mi bebé. En mi anterior embarazo hice todo al pie de la letra y un día antes de parir fui al gym, incluso participé en carreras como la de Bonafont. También incorporé la yoga prenatal y la meditación para darle la bienvenida a mi hija al mundo a través de ello. Estoy muy involucrada en el tema holístico del embarazo, nacimiento y crecimiento de los niños.

Hoy mi #minirunner ama correr conmigo, ya sea en carriola o a veces me pide que la inscriba en una carrera para niños. Nació y es una niña muy sana y le encanta el deporte. Yo me recuperé rapidísimo, volví al gym a los 45 días después de haberla parido, corrí mi primer 10K a los 3 meses e hice mi primer maratón al año de tenerla y con el mejor tiempo que tengo hasta ahora. Pero es importante reconocer el apoyo de mi esposo para seguir corriendo, él sabe que nunca pondría en riesgo mi vida ni la de un hijo suyo, así que le agradezco todo su apoyo y comprensión.

Yo seguiré corriendo hasta que la panza aguante y que #bbrunner lo decida siempre bajo la supervisión de mi doctor. Me encantaría decirles que si piensan tener un bebé, hagan ejercicio desde antes, que sepan que trae muchos beneficios y que vivirán una etapa muy feliz en sus vidas. No empiecen a correr cuando sepan que están embarazadas, con caminar es suficiente.

Y para finalizar, aquí les dejo algunos beneficios de hacer ejercicio durante el embarazo (no necesitan participar en carreras) pero caminen, naden o hagan yoga:

– Mejora el estado de ánimo y se tiene una percepción positiva del cuerpo.

– Controlas tu peso durante el embarazo (yo he subido 1.5 kg)

– Se reducen las complicaciones en el parto y las posibilidades tener un bebé sanoy con buen peso son más altas.

– Disminuyen los riesgos de padecer diabetes gestacional, preclampsia y hemorroides, además de que se puede dormir mejor y la recuperación es más rápida después de parir.

– Los hijos de mujeres que hacen ejercicio durante el embarazo tienen un IQ más alto a los 5 años que los hijos de mujeres sedentarias.

– El ejercicio moderado en el embarazo disminuye en un 66% el riesgo de experimentar un parto prematuro, pero si combinas la caminata o carrera con otro deporte como la natación o yoga, este riesgo baja hasta en un 91%.

– Disminuye el riesgo de que tu hijo padezca obesidad o sobrepeso.

Para finalizar les recomiendo estos libros: The Girlfriends Guide to Pregnancy de Vicky Iovine, Exercising Through Your Pregnancy de James F. Clapp y Un Comienzo Mágico Deepak Chopra.

¡Nos seguimos leyendo!