Detonadores de grasa

“Las toxinas interfieren y desaceleran el metabolismo, contribuyendo al aumento de peso y la diabetes” –Dr. Mark Hyman (experto en Nutrición Funcional)

Los científicos han demostrado que las toxinas afectan nuestra salud, ocasionando incrementos en glucosa, colesterol e hígado graso, y desacelerando el funcionamiento de la tiroides.

Resultado: el metabolismo se vuelve lento y acumula grasa, aún cuando consumas alimentos saludables y realices actividad física.

Alimentos y/o hábitos que interfieren en el correcto funcionamiento de las hormonas que deben metabolizar el azúcar, evitar el hambre excesiva, obstruyen la óptima desintoxicación del hígado, causan inflamación y tu sistema inmunológico se ve disminuido, afectan tu digestión y con ello la asimilación adecuada de nutrientes por parte de tu organismo. Resultado: el metabolismo se vuelve lento y acumula grasa, aún cuando consumas alimentos saludables y realices actividad física.

Debes eliminar definitivamente de tu dieta diaria los siguientes “alimentos”:

1. Aderezos para ensaladas: ¡recuerda siempre leer las etiquetas! Si al revisarla encuentras que contiene cualquier aceite vegetal, gluten, jarabe de maíz de alta fructosa, glutamato monosódico, colorantes artificiales, sal yodada, entre otros ¡no lo consumas! Echará a perder tu saludable ensalada. Elige aderezos hechos en casa con ingredientes naturales o sólo añade limón, vinagre de sidra de manzana o aceite de oliva extra virgen prensado en frío.

2. Gluten: El gluten interfiere con la absorción de los nutrientes. A mayor consumo de gluten, menor absorción de nutrientes. Si tu cuerpo no recibe los nutrientes que necesita, ¡tenderá a almacenar grasa y no desarrollar músculo!

3. Lácteos: Son altamente inflamatorios, el cuerpo no está diseñado para procesarlo, por lo que no lo metaboliza apropiadamente, actualmente contienen mucha azúcar, la cual acumula grasa en el cuerpo y por lo tanto no permite bajar de peso.

4. Aditivos, colorantes, y saborizantes en los alimentos: Potencializan el sabor del alimento, y aumentan tu hambre, ocasionando una adicción a los alimentos, ansiedad, antojos y aumento de peso. Los colorantes se encuentran en galletas, jugos, refrescos, dulces y botanas fritas (papas, cacahuates, etc). Es importante limitar los alimentos con colores intensos y leer siempre las etiquetas. El saborizante más conocido es el glutamato monosódico (GMS), aminoácido utilizado como potenciador de sabor. Causa dolores de cabeza y náuseas.

Colorantes artificiales como: TARTRAZINA: Adicionado a frituras, enlatados, refrescos, dulces, mostazas y jarabes. AZUL BRILLANTE: Utilizado en conservas, helados y caramelos. ROJO ALLURA:Se usa en cereales, refrescos, yogurth, caramelos y vinos. AMARILLO OCASO: Para colorear refrescos, helados, caramelos, pastelería y galletas.

5. Aceites vegetales: Los aceites para cocinar son altamente procesados y utilizan métodos de manufactura que destruyen las moléculas del mismo. Al calentarlos se convierten en productos tóxicos oxidados, que cambian el colesterol bueno en colesterol malo, además puede ocasionar asma, cáncer, enfermedades cardiovasculares, daño en los órganos reproductores, etc. Evita cocinar en casa con aceite de maíz, de canola y de soya.