Aceite de coco: ¿Bendición o maldición?

Muchos mitos giran alrededor del aceite de coco, que si tiene alto contenido de grasas saturadas, que es muy sano, que aumenta el colesterol, etc., por ello, te compartimos 12 formas creativas para romper esos mitos y usar el aceite de coco.

Cabe mencionar que el aceite de coco resulta un alimento increíble que nos aporta grandes beneficios, ayuda a mantener nuestros niveles de apetito estables, combate los parásitos, bacterias, virus y nos provee de buenos niveles de energía. Además de tener muchos usos, como:

  •  Resfriados y dolor de garganta: Mezcla un poco de aceite de coco en un té caliente de eucalipto o gordolobo, endulza con miel para lograr obtener un buen remedio para sanar la garganta irritada.
  • Cortadas y arañazos: El aceite de coco protege a la piel de infecciones y acelera el tiempo de recuperación, utilízalo como crema de uso común para las cortaduras y arañazos, también puede ayudar a prevenir las cicatrices.
  • Caspa: Cada tercer día llena las puntas de los dedos con aceite de coco y da un masaje al cuero cabelludo durante unos minutos, puedes aplicarlo a cualquier edad, incluso bebés.
  • Desodorante: Puedes hacer uso del aceite de coco como desodorante, deja las axilas muy suaves y con el olor característico del coco, puedes agregarle si gustas un poco de bicarbonato de sodio para una protección más avanzada.
  • Desintoxicación: Toma de 1 a 2 cucharadas 7 veces al día de 1 a 7 días para ayudar a eliminar toxinas, e impurezas de nuestro cuerpo, además te provee de energía.
  • Infecciones por hongos: El aceite de coco es utilizado para tratar infecciones creadas por hongos como el pie de atleta y enfermedades de la piel, esto debido a que contiene propiedades antifungales muy poderosas.
  • Acondicionador del cabello: Después de haber utilizado tu shampoo, aplica un poco de aceite de coco al cabello, espera unos minutos a que seque y enjuaga.
  • Aceite labial: Previene o trata los labios partidos untando un poco de aceite de coco directamente.
  • Removedor de maquillaje: No recurras a removedores de maquillaje químicos, el aceite de coco es una excelente opción, además de humectar tu piel, lo cual no creará irritación al momento de usarlo.
  • Problemas de la piel: El aceite de coco resulta ser un remedio natural para aquellas enfermedades de la piel, desde acné hasta psoriasis, debido a que posee propiedades antimicrobiales, antifungales y antiinflamatorias.
  • Protector solar: Si quieres una protección natural y efectiva en contra de los rayos solares sin exponer a tu cuerpo a sustancias toxicas, el aceite de coco es tu opción,  ya que nos protege en contra de radicales libres, lo cual provee una protección extra.
  • Pasta de dientes: Realiza una mezcla con la misma cantidad de aceite de coco y bicarbonato de sodio, para lograr obtener una pasta de dientes libre de fluoruro, agrega unas gotas de aceite de menta o hierbabuena para darle un aroma y sabor más deseado.

Como puedes ver, existen más usos que el aceite de coco nos puede ofrecer que lo que simplemente el ojo conoce, o que el sartén para freír. Piensa saludable.