¿Por qué hacer un detox?

La mayoría de nosotros “consentimos” al cuerpo durante los fines de semana y vacaciones; lo saturamos de todo tipo de alimentos y bebidas –nutritivos y nada nutritivos– sin miramiento alguno. ¡Está bien!, para eso son los días de descanso. Sin embargo, es necesario balancear y compensar los excesos y carencias para mantener la salud, el peso óptimo y un buen nivel de energía.

Por lo anterior, te invito a realizar una desintoxicación o detox un día a la semana, misma que nos ayudará considerablemente a sanar y rejuvenecer. En verdad te la recomiendo.

La desintoxicación fue una opción que contemplé de manera personal, y, para llevarla a cabo, dediqué muchas horas a investigar la mejor forma de hacerla.

Si eres una persona sana, no tienes diabetes, no estás embarazada y no eres menor de edad, nada mejor que ponerte un día a dieta solamente con jugos. Ya sé, ya sé lo que piensas, sin embargo, te invito a hacer la prueba un día, para comprobar que no te da hambre, que te sientes ligero, contento y lleno de energía. Sólo necesitas una actitud entusiasta.

Los expertos en salud nos recomiendan tomar al menos nueve raciones de frutas y verduras al día, tanto para favorecer la salud, la energía y el rejuvenecimiento, como para evitar muchos males. Tomar jugos nos proporciona una gran cantidad de vitaminas y minerales, además de numerosas bondades que serían imposibles de lograr si ingiriéramos las verduras y las frutas de manera sólida.

Además, imagina que los nutrientes de un jugo son como canicas que pasan libremente al torrente sanguíneo a través de un enrejado, en cambio, la absorción se dificulta si los alimentos son sólidos como pelotas de tenis.

¿Qué nos intoxica?

Son tóxicos en mayor o menor grado los colorantes, aditivos, conservadores contenidos en los alimentos, así como los químicos agrícolas y pesticidas que se usan en la siembra. También lo son la polución en el aire y los medicamentos, por dar algunos ejemplos. Si bien el cuerpo tiene los mecanismos para limpiarse solo, hay ocasiones en que el proceso se hace lento, dada la acumulación de toxinas. Esto provoca que haya un desbalance químico que afecta tu sistema inmunológico.

Lo que hay que saber

No hay reglas: puedes mezclar frutas y verduras crudas y las combinaciones son infinitas. Es cuestión de experimentar con una licuadora o con un extractor. La diferencia entre una y otra es que en la licuadora el jugo conserva la fibra, mientras que en el extractor sólo se obtiene el jugo. Una opción es emplear las dos herramientas. Pero si optas por la licuadora, procura que los ingredientes no se calienten al molerlos, para conservar todos los nutrientes. Para eso puedes agregar unos cubos de hielo o fruta o verdura congelada.

Al principio, puedes incorporar una o dos frutas con cáscara para darle un sabor dulce; conforme te acostumbras puedes hacerlo más verde, ya que entre más verde, más nutritivo.

Lo básico para la preparación

Piensa que una base + ingredientes principales + ingredientes opcionales=delicioso jugo.
Para la base: elige una, como pepino, manzana verde, naranja o zanahoria.
Para los ingredientes principales: escoge dos, como apio, calabaza, espinaca, brócoli, kale o col rizada, lechuga romana, espárragos, jitomate, col morada, betabel, coliflor, pimiento, ejotes.
Para los ingredientes opcionales que dan sabor al jugo: escoge hasta tres, como limón, jengibre, cilantro, aguacate, perejil, pimienta de Cayena, canela, hojas de menta, hojas de albahaca.

Experimenta de acuerdo a tu gusto y ¡disfruta!

Cuando te sientes sin energía, tu cuerpo demanda que le des energía rápida; por eso se te antojan productos con azúcares refinadas. Lo malo es que este tipo de alimentos te provee energía barata, misma que sube tan rápido como baja, en lugar de darte un nivel constante de energía que mantenga a tu organismo en un balance adecuado para su funcionamiento.

Cuando tomas un jugo lleno de nutrientes y enzimas vivas, los antojos desaparecen por completo; incluso te sientes satisfecho como si hubieras ingerido una comida completa y se quita el hambre. Pero además, la piel se revitaliza y con mejor energía.

Evita pensar que pasar un día consumiendo sólo jugos es una dieta, velo mejor como una manera de liberar a tu cuerpo de toxinas, que, además, te ayuda a bajar de peso.

¿Cómo funciona la desintoxicación?

Darle a tu organismo solamente jugos es un descanso, pues le permite emplear en su limpieza la energía que normalmente requiere para digerir la comida sólida.
Tu cuerpo utiliza las enzimas activas que contienen las verduras y las frutas para transformar los nutrientes en alimento y regenerar las células. Cuando bebes jugos vivos –es decir, crudos– tus células se inundan de nutrientes.
Asimismo, ten en cuenta que al calentar o cocer verduras y frutas éstas pierden muchas de sus propiedades.
Con la desintoxicación el cuerpo se alcaliniza (cambia su pH ácido por uno alcalino), lo cual es muy sano.
Si encuentras difícil dedicar el día completo a tomar sólo jugos, ya sea porque trabajas fuera de tu casa o porque te parece complicado, puedes tomar un jugo verde en la mañana y otro jugo por la noche y a medio día comer lo más sano posible. O bien, puedes tomar dos jugos entre los alimentos, uno a media mañana y otro a media tarde. Hacer algo, por poco que sea, es mejor que nada. Ese día evita la ingesta de azúcares, café y alcohol.

Como te platicaba al principio, es importante tomar el jugo despacio, incluso “masticar” cada sorbo, para que el proceso de digestión se estimule al salivar y que no te caiga pesado.

Organízate y hazlo fácil.

Si nunca te has hecho un jugo de varias frutas y verduras, y para que el licuado te sepa agradable, te sugiero comenzar con las que te gustan; procura también que no sea ni muy espeso ni muy ligero.

Una guía natural para la mezcla de ingredientes en tus jugos es incluir frutas y verduras de todos los colores y tipos de pigmentación, ya que cada color garantiza propiedades específicas.

En lo personal, me funciona hacer el detox los lunes de cada semana. Puedes preparar tus jugos en la mañana y guardarlos tapados en el refrigerador lo antes posible, para evitar que se oxiden con el aire y pierdan propiedades; entre más te demores en tomarlos, más se pierden los nutrientes. El limón ayuda a disminuir el proceso de oxidación. También los puedes congelar y sacarlos la noche anterior, al hacerlo se pierde sólo cinco por ciento de nutrientes, aunque el proceso pueden afectar un poco el sabor.

A continuación te comparto un par de recetas de mis jugos preferidos.

Jugo detox

2 manzanas, 1 puño de espinaca baby, ½ calabaza verde mediana, 1 limón pelado, 2 zanahorias medianas, ¼ pepino, 2 cm de tallo de brócoli, ½ rama de apio, ¼ de pimiento verde, ½ aguacate maduro y hielo.

Jugo de moras

1 manzana verde, 2 zanahorias medianas, 1 betabel, 1 puño grande de zarzamoras frescas o congeladas, hielo.

Si te comprometes a desintoxicarte con regularidad, pronto verás que la vida te cambia.