¿POR QUÉ NO QUEMAS GRASA EN EL ABDOMEN?

Esta pregunta igual te la has hecho mil veces, la respuesta podría estar en algo más allá de la comida o tus genes.

El cortisol es una hormona que regula la glucosa en el cuerpo, además de las grasas y las proteínas. Por lo tanto, juega un papael muy importante en tu rendimiento como corredora. Gracias al aumento de sus niveles al correr, puedes tener más energía durante el entrenamiento y posteriormente, bajar sus índices sin causar problemas en tu cuerpo.

Sin embargo, el estrés, entrenar demasiado y pasar largos periodos sin comer son algunas de las causas por las que incrementa la cantidad de cortisol en tu cuerpo. Se trata de un mecanismo de defensa de tu organismo frente a situaciones que le afectarán, lo cual si se vuelve crónico podría causar daños a los tejidos, desajustes en el metabolismo, irritabilidad constante, entre otros.

Grandes cantidades de cortisol por mucho tiempo hacen que la gente acumule grasa especialmente en el área abdominal. Esto se debe a dos efectos: uno en el cerebro y otro en el cuerpo. En el cerebro, el cortisol impacta en las hormonas que regulan el apetito, que incluyen a la neuropetida Y (NPY), la hormona liberadora de corticotropina (CRH) y la leptina. Las personas que manejan mucho cortisol tienden a comer más alimentos chatarra con más frecuencia, lo que los lleva a consumir calorías extras y a ganar grasa. Además, el exceso de cortisol incrementa la expresión de NPY en el cuerpo y esto causa una disminución e inmadurez en las células grasas, lo cual no es bueno si estás tratando de perder peso sobre todo en la cintura. Hay 400% más de receptores de cortisol en la grasa visceral que en la subcutánea, lo cual explica el rol tan importante que juega.

Por último, es importante saber la relación que existe entre el cortisol y una enzima llamada 11-beta hidroxiesteroide deshidrogenasa (11 beta HSD), la cual genera su propio cortisol y está presente en grandes cantidades en la grasa visceral. Esto tiene implicaciones profundas cuando tratamos de explicar que la exposición crónica al cortisol causa unaacumulación de grasa sobre todo en el abdomen.

Así que mejor llévate tranquila tu vida, corre pero no te estreses ni te desgastes demasiado, escucha a tu cuerpo y come de 5 a 6 veces al día.