LO QUE FUNCIONA PARA TI, NO FUNCIONA PARA OTROS

Con el boom de lo healthy y lo saludable han cambiado mucho nuestros hábitos de vida. Por todos lados vemos cada vez más cosas sanas, que nutren nuestro cuerpo, recomendaciones para vivir una vida más saludable, etc.

Miles de jugo, licuados, shots, recomendaciones de qué hacer y qué no, giran por todos lados. Justamente ayer me planteé una pregunta muy importante debido a que, en muchas ocasiones, lo que funciona para mi, muy probablemente no funcionará para otras personas e inclusive, en vez de ser un beneficio puede ser un perjuicio.

Es aquí donde quiero hablarles de las intolerancias alimenticias o alergias a algunos alimentos, ya que muchas veces ni siquiera las percibimos e inclusive, las justificamos. Por ejemplo, a mi me encantan las almendras y la verdad, me fascinaba comerlas diario. Empecé cambiando la leche normal por leche de almendras y según yo, estaba haciendo cambios positivos para mi salud.

Resultó al final que era intolerante justamente a las almendras, y eso me impedía bajar de peso, me daba dolor de cabeza (yo había leído que las almendras eran buenas para el dolor de cabeza) y me empecé a sentir muy inflamada e hinchada. Desde que dejé de consumirlas mi salud mejoró muchísimo, empecé a adelgazar y me desinflamé por completo.

Las intolerancias alimenticias o alergias a veces son imperceptibles, incluso déjame decirte que en ocasiones son los alimentos que más se nos antojan.

Nos gustan tanto que empezamos a comerlos diariamente, y esto produce dicha intolerancia o alergia.

Más allá de las alergias o intolerancias, para empezar a probar cualquier recomendación que te haga alguien o que veas en redes sociales, te propongo que acudas con una Health Coach para que te asesore y te guíe sobre el camino saludable de acuerdo a tu bioindividualidad y tus propias características personales. No arriesgues tu salud, lo que funciona para unos, en ocasiones no funciona para todos.