5 REGLAS PARA UN ABDOMEN PLANO

Diversas investigaciones comprueban que para tener un abdomen marcado el 70% se lo debes a lo que comes y el 30% al ejercicio. La perfecta combinación de ambos siempre conseguirá el éxito deseado. Pues bien, aquí te dejamos estas reglas que instructores calificados proponen:

1. Muévete rápido. La clave está en que no te pases horas haciendo ejercicio sino en que varíes la intensidad y obvio, la subas. Esto te ayudará a quemar grasa en menos tiempo. Los intervalos, salar la cuerda más rápido por 30 seg, subir y bajar escaleras, las carreras cortas pero rápidas y la mayor cantidad de abdominales en 20 segundos, son la clave. La mezcla de fuerza y cardio será tu aliada.

2. Primero ejercítate, luego come. Hay estudios que demuestran que cuando tu cuerpo tiene la energía pero no ha tenido una comida fuerte, es el mejor momento para trabajar el abdomen. Si tienes sed, sí debes tomar agua. Las calorías que repongas después del ejercicio serán para tu recuperación porque la grasa acumulada la usaste como energía. Sin embargo, trata de comer balanceado en los 30-45 min posteriores a tu ejercicio. Tampoco hagas ayunos prolongados porque eso hace más lento tu metabolismo.

3. Mueve la cintura. No solo tienes que hacer los famosos “crunch” para el abdomen frontal, también cuentan los oblicuos y la parte alta y baja de la espalda. Busca ejercicios donde la muevas completamente, o bien, una sesión de baile dos veces por semana será una gran opción.

4. Enfócate en el cardio primero y luego en fortalecer. La clave está en quemar primero la grasa que te sobra y eso solo lo conseguirás con ejercicio cardiovascular. Haz 2 sesiones a la semana de velocidad de 30 min para que la quema de grasa continúe aunque no estés entrenando. Una larga distancia de más de una hora a la semana será muy efectiva. Una vez que hayas bajado tallas, enfócate en fortalecer.

5. Cuida lo que comes. ¡No es mentira! Si disminuyes el consumo de azúcar, la grasa y los carbohidratos refinados, la cintura baja de inmediato. Una corredora no puede quitarlos de su dieta por completo pero sí puede consumir los de calidad. Necesitas hasta 50 gr de azúcar diarios, enfócate en grasa saludables como almendras, nueces, aguacate, aceite de oliva, etc; y en carbohidratos provenientes de las frutas y verduras. Olvida los panes dulces, pasteles y harinas que no te ayudan ni para bajar de peso ni para correr más rápido.