10 CONSEJOS PARA TENER UN PESO SALUDABLE

La pérdida de peso puede ser un proceso muy estresante y agotador. Especialmente cuando se tiene que seguir un régimen de una dieta restrictiva que afecta a el estado de ánimo, el rendimiento deportivo, la concentración en el trabajo y la vida social.

Sin embargo, no tienes que abstenerte de comer alimentos que realmente amas. La verdadera clave para adelgazar es adoptar hábitos alimenticios saludables y desarrollar un estilo de vida que te permita cumplir con tu potencial y sentirte cómoda con tu cuerpo. Pero, ¿qué tan cierto es que se puede comer pan y bajar de peso?

En primer lugar, debemos entender la importancia de los cereales integrales para nuestro organismo:

– Están llenos de fibra, minerales como el zinc, magnesio, hierro, fósforo, vitaminas del complejo B, y otros fitoquímicos que tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorios.

– Son carbohidratos complejos, por lo que son la fuente preferida de energía de nuestro cuerpo. Cada célula de nuestro organismo necesita glucosa, que se transforma a partir de los hidratos de carbono. Nuestro cerebro, por ejemplo, utiliza hasta un 20% de la energía total de lo que consumimos cada día.

–  Contienen aminoácidos, que se combinan para formar proteínas. Los aminoácidos son esenciales para producir hormonas, enzimas y neurotransmisores.

En segundo lugar, cuando una persona se está esforzando para perder peso es imprescindible comprender realmente qué tipo de alimentos necesita tu cuerpo y la cantidad de calorías (o energía) que proporcionan.

Para perder peso es necesario quemar más calorías de las que consumes a través de la actividad física y la adopción de medidas consistentes para mantener su metabolismo en condiciones óptimas.

Ahora, ¿cómo ser que el pan y otros productos hechos de granos enteros te ayuden en tu búsqueda para lograr y mantener un peso saludable?

– La fibra dietética a partir de trigo y otros cereales ayudan a reducir los niveles de colesterol y reduce el riesgo de enfermedades del corazón, la obesidad y la diabetes tipo 2.

– La fibra también regula los movimientos del intestino y evita la diverticulitis.

– Los granos enteros proporcionan una sensación de saciedad con menos calorías.

– Las vitaminas del complejo B son necesarias para el sistema nervioso, lo que le permite sentirse más tranquilo y feliz.

– Los productos de granos enteros son una fuente importante de hierro en la dieta, ayudan a prevenir la anemia y la desnutrición. El hierro transporta el oxígeno a todas las células, por lo que permite trabajar mejor a tu cuerpo.

– La mayoría de los granos son ricos en magnesio, que ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre y una presión arterial normal. El magnesio tiene un papel importante adicional en las funciones metabólicas y la síntesis de proteínas.

Por último, se debe trabajar en la construcción de hábitos que apoyen a tu nuevo estilo de vida saludable.

Por lo tanto, sigue estos diez consejos para bajar o mantener tu peso:

  1. Bebe agua suficiente para mantenerte hidratado o hidratada.
  2. Come carbohidratos de granos enteros.
  3. Elije grasas saludables.
  4. Haz hincapié en la proteína magra.
  5. Desayuna todos los días.
  6. Come con más frecuencia.
  7. Ejercita tu cuerpo y mente.
  8. Duerme lo suficiente.
  9. Aprende a cocinar.
  10. Realiza un seguimiento de lo que comes.

La conclusión es que no hay ninguna razón para cortar a este grupo de alimentos. Pan, fideos, tortillas y otros productos horneados están hechos de estos granos sanos. Hay espacio en nuestros platos para ellos. Solo debemos tener hábitos saludables y comer en las porciones adecuadas, sin excesos.